Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

El dinero que ahorrarás en 5 años si te compras un Tesla (o cualquier otro coche eléctrico)

Un contenido de:
Leire Lobato

Que el futuro del sector del motor pasa por la electrificación es un hecho. Cada vez son más marcas las que definen una fecha de caducidad a la fabricación y venta de coches con sistemas de propulsión térmica. Pero viendo lo que cuestan los coches eléctricos, una se pregunta si será realmente rentable para los consumidores comprar un eléctrico. Y no solo en el futuro, sino también en el presente. ¿Es conveniente pasarse ya a la conducción 100% eléctrica?

La respuesta definitiva siempre dependerá del coche que compremos, sobretodo de si si es más o menos caro, y también del uso que vayamos a darle. Sin embargo, sí podemos tener algunos factores en cuenta que nos pueden dar algunas pistas de si, en caso de querer cambiar de coche, nos saldría a cuenta comprar un coche eléctrico.

Al margen de las ayudas del Plan MOVES III, que otorgan hasta 7.000 euros para coches de menos de 45.000 euros o de menos de 53.000 si son para 8 o más pasajeros, hay otros factores que nos pueden dar una idea del dinero que nos podemos ahorrar al año en varias cuestiones.

Ventajas de un Tesla (o cualquier eléctrico)

De entrada, tener en cuenta que el coche eléctrico no tiene que pagar impuesto de circulación. En el caso de coches térmicos, el impuesto será del 4,75% si emite entre 121 y 159 g/km CO2; del 9,75% si emite entre 160 y 199 g/km CO2; y del 14,75%, si emite más de 200 g/km CO2.

Por otro lado tenemos el combustible. Con la tarifa energética convencional, el gasto es de unos 4 euros cada 100 km, según la OCU, mientras que en tarifa reducida sería de 1,6 € cada 100 km. Ello, con un kilometraje anual de unos 15.000 km implicaría un gasto anual de entre 240 y 600 euros. En combustible esta cifra se eleva hasta los 1.044 euros al año, y eso como mínimo, pues se tiene en cuenta que un litro de diésel cuesta 1,16 euros y que un motor medio gasta unos 6 litros cada 100 km. Es decir, en el peor de los casos ahorramos un mínimo de 400 euros al año.

Asimismo, el coche eléctrico lo puedes apartar en zonas públicas de pago de forma gratuita. Un coche térmico, en cambio, puede costarte hasta 2,5 euros en algunas zonas de las capitales. Así, aparcar dos horas al día serían 25 euros a la semana, que son 100 euros al mes y 1.200 euros al año.

El primer modelo eléctrico de Cupra, el-Born.
El primer modelo eléctrico de Cupra, el-Born.

También debes tener en cuenta que el coche eléctrico puede circular por carriles especiales Bus-VAO, con lo que ello ahorra respecto a las calzadas de alta circulación. Por no hablar de los atascos, donde el consumo en los coches térmicos se acentúa, mientras el eléctrico realiza un ahorro energético brutal.

La ITV también sale más barata en los modelos eléctricos. Sale por entre 20 y 30 euros, mientras que uno de gasolina supera los 45 €. En modelos diésel es más cara.

Por último, muchas piezas de los coches eléctricos no sufren el desgaste de los térmicos, lo que a la larga se traduce en menos reparaciones y sustituciones. Aunque el coste de las revisiones y la mano de obra tendrás que pagarlo igual. Además, también depende de lo bien o mal que te salga el coche. Así que no sería justo tener mucho en cuenta este punto.

Un punto en contra

Lo que no debes olvidar es que el coche eléctrico requiere un punto de carga. Porque puede que tengas la suerte de tener una de esas casas que salen en los anuncios de coches eléctricos y que encima la firma te regale uno. O que trabajes en una empresa que ponga a tu disposición este servicio.

Ford Kuga
Ford Kuga

Pero puede que no. Y la instalación de un punto de carga puede salir por unos 1.000 euros.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando