Nissan Leaf o ¿Cómo se mantiene un coche eléctrico? (y hay cuatro claves)
Secciones

Nissan Leaf o ¿Cómo se mantiene un coche eléctrico? (y hay cuatro claves)

Un contenido de:
ElDesmarque

Domingo, 18 de noviembre de 2018. 12:55

El Nissan Leaf es uno de los modelos eléctricos más vendidos en toso el mundo. De hecho, el compacto japonés es uno de los referentes en este mercado y uno de los vehículos de los que las demás marcas toman nota.

Entre otras cosas porque los coche cien por cien eléctricos son lo que van a reinar en el asfalto dentro de muy pocos. Incluso ya hay quien se aventuran a decir que en menos de una década más de la mitad de coches tendrán, al menos, un motor híbrido.

Resultado de imagen de nissan leaf

Eso por eso que marcas como Nissan, la que nos ocupa ahora, están intentando comunicar de la mejor manera cuáles son las claves para el mantenimiento de este tipo de vehículos. Al fin y al cabo, todos somos nuevos en esto y necesitamos de la ayuda de los expertos para conseguir alargar la vida de los coches lo máximo posible.

Imagen relacionada

Las cuatro claves del mantenimiento del Nissan Leaf

Es por eso que desde el fabricante japonés han querido dar cuatro calves para conseguirlo. La primera de ellas es la que hace referencia a el líquido de frenos. Aquí, la frenada regenerativa cobra un gran papel ya que con ella no haremos mucho uso ni de las pastillas ni de los frenos en general. Eso sí, el líquido de frenos debe ser sustituido cada 50.000 kilómetros.

Mucha más importancia cobra el filtro de aire. Teniendo en cuenta que esta pieza trabaja en el sistema de climatización, desde Nissan recomiendan cambiarla cada 12.000 kilómetros.

Resultado de imagen de nissan leaf carga

 En cuanto al refrigerante de las baterías, también es importante hacer un buen mantenimiento de ellas. Si bien el Leaf no funciona con motor de combustión interna, sí que necesita que la batería sea refrigerada, por lo que deberíamos cambiarlo tras los primeros 170.000 kilómetros. A partir de entonces, cada 120.000.

Por último, y quizás lo más importante, las baterías. Si todo se mantiene como marcan las pautas de la marca, éstas debería cambiarse al cabo de 8 años, pero los expertos aseguran que si se hace un buen mantenimiento, puede llegar a ‘estirarse’ hasta los 10 años.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *